Salud emocional


La UNICEF ha publicado una guía con ideas prácticas dirigida a adolescentes y jóvenes para sobrevivir al aislamiento:

  • Entiende lo que siente
  • ¿Qué hacer para distraerte?
  • Nuevas formas de conectarte con tus amigos, amigas y familia
  • Sigue tus emocionesSé amable contigo y los demás

Crea tu plan de auto cuidado ¡y más!

Videos de apoyo para niños

Otros tips

¿Cómo apoyar a nuestros mayores?
  • Escucha de manera activa, sin frases hechas por aportar consuelo rápidamente, así que explora qué piensa sobre esta situación, qué necesita, cómo se siente, cómo le puedes ayudar… te puede resultar duro oír cierto tipo de respuestas relacionadas con el malestar, pero si quieres acompañarle, tú escucha será de gran ayuda y consuelo. 
  • Ajústate a sus preferencias a la hora de comunicarse. Para evitar que se sienta frustrado por no manejar ciertas tecnologías, puedes animarle a probar y ser facilitador, pero si no, puedes adecuarte a el/ella.  
  • Mide los tiempos. Quizá antes un par de llamadas a la semana era suficiente, valora si el contacto que desean ahora es mayor. 
  • Trata de mantener conversaciones distendidas, puedes contarle lo que vas haciendo en tú día a día, o hablar de las cosas que te gustará hacer con el/ella cuando esta situación termine. 
  • Anímale a que se pongan en contacto con otros mayores (amigos, familia)… entre ellos también pueden tejer una enorme red de ayuda, apoyo y acompañamiento que les puede reportar mucho bienestar. 
  • Sugiérele alguna actividad que sepas que le gusta, como leer, dibujar, escribir, escuchar música, ver cine… El cambio de actividades es importante para ellos, para que no se alarguen en exceso en una misma tarea. 
Regulación con tus hijos
  • Establece una rutina con un calendario de actividades, de esta manera puedes marcar tiempos de estudio, otras actividades y libre, con una fórmula flexible y adaptada a la edad
  • Pon el límite la primera vez que observes un comportamiento que consideres que no es adecuado y, mantenlo cada vez que se repita la situación, explica el por qué de este límite sin justificarlo, comparte el criterio pero no intentes que lo entienda como si fuera un adulto y menos que lo comparta
  • Transmite el límite con tranquilidad, si gritas o te percibe nervioso se activa una parte del cerebro que dificulta a los niños escuchar, entender o aprender lo que estás intentado decirle, es difícil mantener la calma, puedes permitirte un tiempo de calma antes de hablar con el/ella Busca soluciones en lugar de culpables. Para ello puedes esperar un momento a que tu enfado disminuya, realizar un juego o actividad agradable, como una cena que les guste y, mientras tanto, plantear qué ha ocurrido y cómo podéis hacer en otras ocasiones
  • Concibe los errores como oportunidades para aprender y dale varias oportunidades
  • Concédele el beneficio de la duda, en general, los niños/as quieren obtener buenos resultados, pero no tienen las herramientas ni madurez necesaria para hacerlo. Si tu actitud es de acompañamiento será más eficaz al percibir que los quieres incondicionalmente. Por ejemplo: “Sé que quieres que te vaya bien, ¿cómo puedo ayudarte?”, “qué podrías hacer para lograrlo”… Encuentra lo positivo de una situación, para que colaboren y confíen en ti es importante que le expreses que comprendes sus sentimientos, muestres empatía, compartas tus emociones y le invites buscar una solución
Convivencia con adolecentes

Atención a sus necesidades:

  • Es importante escucharle, y atender a las necesidades que vaya mostrando o expresando
  • Durante la adolescencia el grupo de iguales constituye un elemento esencial en el desarrollo de su identidad. Facilítale los recursos y tiempos para que contacte con sus amistades, dejándole intimidad al hacerlo
  • Permítele que disfrute de momentos de autonomía (por ejemplo, dejándole que pase tiempo sol@ en su habitación)

Comunicación y convivencia:

  • Muéstrale que te importa su bienestar y que te apetece compartir tiempo con él/ella, sin agobiarle
  • Invítale a que participe en las actividades familiares, pero no le fuerces a hacerlo. Mejor pregunta “¿Te apetece…?” en lugar de obligarle a participar
  • Respeta sus tiempos y espacios, lo necesita más que nunca
  • Si lo consideráis conveniente, podéis negociar y consensuar un plan de convivencia donde pactes tiempos compartidos y tiempos individuales, tiempos de ocio y tiempos de colaboración con las tareas de la casa, así como unos límites básicos

Acompañamiento emocional:

  • Empatiza. Está siendo una situación difícil para tod@s y especialmente para l@s adolescentes, que no pueden estar con su grupo principal de referencia: sus iguales
  • Valida sus emociones y permítele sentir y expresar lo que esté sintiendo (sin faltas de respeto)
  • Puedes compartir con él/ella alguna experiencia tuya similar, para que se sienta comprendid@
  • Pregúntale si puedes ayudarle de alguna manera
  • Puedes proponerle alguna actividad para calmar su malestar
A %d blogueros les gusta esto: